Nunca tan pocos hicieron tanto

Nunca tan pocos hicieron tanto

Un grupo de menos de 20 personas detiene dos desahucios y hace un “escrache” al Ayuntamiento de Telde
Siendo totalmente honestos, casi nadie confiaba en que la jornada de lucha que se nos planteaba en Telde, el 26 de Abril, intentado parar el desahucio de Itahisa, José y sus cuatro hijos, fuera a salir bien. Muchos temíamos que este iba a ser el primer piquete anti-desahucio que no conseguiría su objetivo (recordamos que, por ahora, todos los piquetes convocados en la Isla han conseguido detener todos los desahucios que se han propuesto). ¿Los motivos de nuestro pesimismo? Lo precipitado de la convocatoria y el escaso número que suponíamos íbamos a poder congregar.
Sabíamos que el número de participantes iba a ser magro, no sólo por el poco tiempo que habíamos tenido para darle difusión al piquete, sino porque la mayoría de colectivos que normalmente han participado en el mismo, esta vez se habían descolgado de la convocatoria. Unos porque decían que estaban demasiado ocupados, otros porque llevan tiempo desmovilizando todo intento de paralizar desahucios por motivos de alquiler, y otros, por doloroso que suene, porque creían que este caso no tenía “respaldo social”, es decir: pensaban que no iban a ir los medios de comunicación.
Cuando llegamos a Telde éramos 10 (el número no aumentó durante cerca de una hora). Aún faltaba bastante tiempo para que se presentara la comisión judicial; había que actuar rápido. La FAGC llevó a cabo lo que ya había propuesto en el punto 3º del manifiesto de presentación del Grupo de Respuesta Inmediata: “Los desahucios no pueden pararse siempre con la mera oposición física, pero inerte, del propio cuerpo, sino con todos los medios a nuestro alcance para impedir el acceso de los secretarios judiciales y los agentes policiales a la vivienda en cuestión. Esto pasa por la oposición física activa, por el establecimiento de barricadas, la utilización de cadenas, alambrada de espinos, rotura de cerraduras y cualquier elemento que las circunstancias y los afectados vean necesario y deseable”. Como no podía contarse con el factor numérico, principal elemento disuasor de la actuación policial/judicial, sólo se podía intentar parar el desahucio a través de métodos “mecánicos”. Esta vez no habría “bloque humano” delante de la puerta. Mientras dos compañeros colocaban cadenas desde fuera, el resto no parapetábamos dentro del portal. Apuntalamos con listones de madera, colocamos cuñas debajo de la puerta, clavamos con tachas la puerta al marco y, por si acaso, disponíamos de un pesado palé con el que taponar los posibles boquetes que la eventual intervención policial pudiera provocar en la puerta. A todo esto, nos situamos en la puerta de tal modo que nuestro cuerpo pudiera suponer un verdadero “puntal humano”.

Con el tiempo llegaron más miembros de la FAGC, algunas de las familias que hemos realojado, algunos generosos simpatizantes y dos miembros de Stop Desahucios que participaban a título individual (¿por qué no se personó el resto de la plataforma? Creemos que la respuesta está en el propio eslogan que sus comprometidos homólogos peninsulares han hecho famoso: “Sí se puede ¡PERO NO QUIEREN!”). Un compañero no pudo soportar más la indignación y, micrófono en mano, afeó la conducta de Stop Desahucios (la rabia no sabe contemporizar). 
Finalmente se personó la comisión judicial acompañada de la policía, los compañeros que permanecían en la entrada les hicieron saber, valientemente, la situación de bloqueo de la puerta y que no iban a poder pasar sin realizar un verdadero asedio. Finalmente el agente judicial se vio obligado a meter por debajo de la puerta el documento en el que se informaba a Itahisa y a su familia que habían logrado un aplazamiento de unos 15 días, hasta el 9 de mayo (escaso margen, pero tiempo necesario para iniciar otras vías de actuación) 

Desde aquí felicitamos a esa primera avanzadilla de sólo 10 miembros, pues nada se hubiera conseguido sin el arrojo de los compañeros que trajeron las cadenas, sin el soporte de las dos compañeras de la Asamblea del 15-M Guanarteme y el apoyo de un guerrillero autónomo que siempre está en primera línea. 
Nada más salir del improvisado parapeto se nos comunica que se requiere nuestra presencia en un desahucio que iba a producirse a las 11:30 (un caso que ya estaba en nuestra agenda de acciones, pero cuya afectada no quería convocar un piquete), pues finalmente la persona afectada había reconsiderado la situación y estaba dispuesta a paralizarlo por la vía de la resistencia. El drama personal es trágico: una familia que va a perder su casa (perteneciente a su familia desde hace más de 60 años) porque un cacique local dice que el antiguo propietario de la vivienda (el difunto padre de la afectada) le debía 19.000 pesetas (sí, pesetas) de agua para regadío (hay muchas otras familias en esta misma situación, a punto de perder su vivienda por la voracidad acaparadora de este mismo “aguateniente”). El magro piquete (no llegábamos 20), al que encomiablemente se había sumado Itahisa, José y algunos de sus familiares, se trasladó del Caracol a Lomo Magullo. Viendo que el número seguía siendo escaso, volvimos a la vía del apuntalamiento. Finalmente, y después de cerca de dos horas, se le comunica a la familia que el desahucio queda paralizado hasta dentro de un mes (el 31 de Mayo).

Pletóricos, porque era la primera vez que en la Isla se paraban dos desahucios consecutivos en un mismo día, y porque creemos que hay pocos precedentes de que lo hayan hecho tan pocos, decidimos “compartir” el éxito obtenido y hacer partícipe al consistorio de Telde (alcaldesa y ediles incluidos) de que por su culpa, insensibilidad, brutalidad e ineptitud ese día dos familias (una con niños y la otra con personas ancianas) podían haber dormido en la calle si la intervención popular no llega a impedirlo. El boicoteo o escrache en el Ayuntamiento, que en ese momento se encontraba en pleno, se prolongó durante varias horas (obligando a los concejales a permanecer encerrados durante todo este tiempo, y a la expectativa de que nos marcháramos). 
En el mismo se acusó a la casta política de ejecutar la más despiadada de las violencias contra las familias desahuciadas y de practicar verdadero terrorismo de Estado. “Terroristas” y “mentirosos”, “desahucio inminente para los dirigentes” y “que el próximo desahuciado sea un diputado”, fueron las consignas más repetidas. El despliegue policial fue enorme, y no menos de 30 policías, entre locales y nacionales, se personaron en el lugar, en formación, abarcando todo el perímetro del Ayuntamiento  e incluso las calles aledañas. Finalmente los políticos se vieron obligados a salir entre abucheos, reproches y acusaciones. Todavía hay quien llama a esto violencia, mientras permanece impasible ante la visión de una familia arrojada a la calle, de unos niños secuestrados por el Estado o de unos afectados a los que en ocasiones les parece no tener más salida que buscar la forma más indolora de morir. Desconvocado el “escrache”, la policía identificó arbitrariamente, y con clara finalidad intimidatoria, a unos de nuestros compañeros. El agente que llevaba la voz cantante en esta intervención fue reconocido por nuestros compañeros como uno de los policías que los torturó a principios de año: Dos miembros de la FAGC son detenidos en Telde.
 

El momento de la identificación de nuestro compañero.

 En definitiva, hoy la prensa volverá a hablar de tal o cual plataforma, de cómo Stop Desahucios paralizó ambos lanzamientos (incluso sin participar en ninguno de los dos), de cómo se ha “maltratado” a la indefensa y vulnerable “clase política” y de cómo el gobierno (el otro fiel de la balanza) está gestionando “admirablemente” el tema de los desahucios con su “innovadora ley anti-desahucios”. Lejos de la distorsión mediática, lo que a nosotros nos interesa es que se ha demostrado que si el factor número es importante, no es imprescindible. Que el grupo más pequeño, siempre y cuando tenga voluntad, tiene capacidad de parar un desahucio de forma tan efectiva como una marea humana. Que una buena táctica suple cualquier otra consideración, y que la realización de piquetes anti-desahucios está al alcance de todo el que tenga voluntad de llevarlos a la práctica. Se ha demostrado que menos de 20 personas no sólo pueden parar un desahucio, sino dos, y encima “escrachar” un pleno municipal. Se ha demostrado que los procedimientos mecánicos (puntales, cadenas etc.), llegan a veces a donde no llegaría un piquete pasivo e inactivo por numeroso que fuera (aunque aglutinar número sea siempre la primera opción y la que tiene un factor más disuasivo). Se ha demostrado que si hay capacidad de resistir puedes impedir que te echen de tu casa. Se ha demostrado que donde fracasa un “ejército” puede triunfar una “guerrilla”. Se ha demostrado que nunca tan pocos hicieron tanto.
Un grupo de hombres tiene que levantar un peso que a todos interesa cambiar, pero la mayor parte abandonan la tarea; se marchan, riendo y murmurando de la poca fuerza de los que quedaron en su puesto con la sobre-carga de lo que tocaba a los otros levantar. La falta nuestra, la culpa ajena” (Práxedis G. Guerrero en “Regeneración”, 1910).

¡URGENTE! ¡DESAHUCIO DE ÚLTIMA HORA! ¡MÁXIMA DIFUSIÓN!


Mañana viernes, día 26 de abril, vuelven a intentar desahuciar a Itahisa, a José y a sus cuatro hijos, en Telde (calle Tamadaba, nº 10 [El Caracol Alto]). Sabemos mejor que nadie que el tiempo de reacción es demasiado corto, y ojalá hubiéramos podido hacer público este llamamiento antes, pero la familia afectada ha intentado agotar todas las vías de negociación posibles antes de recurrir a la opción del piquete. Desde su anterior intento de lanzamiento (el pasado 7 de marzo) hasta ahora, todas las promesas y supuestas soluciones ofrecidas a esta familia se han diluido. Ni las instituciones públicas, ni las concejalías pertinentes, ni los partidos políticos, ni ningún otro organismo, han cumplido ninguno de los compromisos contraídos con esta familia. Ninguno le ha ofrecido una alternativa que garantice un techo para sus hijos. Agotada la vía de la negociación, hace falta retomar la presión sobre la administración pública, para que “reconsidere su postura”, y recurrir a la acción directa y a la solidaridad popular para detener, con nuestra presencia física, este segundo intento de desahucio sobre esta familia numerosa, con sus progenitores en paro y con unos hijos que, de ser expulsados de su vivienda, podrían ser requeridos por los servicios sociales.

El desahucio se producirá a partir de las 8:00 de la mañana. Todo el que pueda pasar por encima de El Hoyo (por la parte que da a la Avenida Marítima) desde las 7:30, para recoger gente, será bienvenido.

Repetimos:

¡MAÑANA VIERNES, 26 DE ABRIL, HAY UN DESAHUCIO!

LUGAR: TELDE (C/TAMADABA, Nº 10 [EL CARACOL ALTO]).

HORA: 08:00 A.M.

ROGAMOS TODA LA DIFUSIÓN POSIBLE

 

Este 1º de Mayo: ¡Sin trabajo, sin techo y SIN LEY!



Este 1º de Mayo: ¡Sin trabajo, sin techo y SIN LEY!
    
El 1º de Mayo nació gracias a la sangre obrera derramada*; hoy pretenden ahogarlo en esa misma sangre.
Ésta podría ser una apabullante jornada de lucha, el preámbulo de algo más grande. En vez de eso nos contentaremos con desempolvar las banderas y afinar los silbatos; con realizar un tranquilo pasacalles que calme las conciencias culpables de los de abajo y permita conservar su tranquilidad a los de arriba. Muchos, incluso, irán de la de mano con CCOO y UGT. Es decir, con empresas privadas que se hacen pasar por sindicatos y que usan contra sus trabajadores la misma Reforma Laboral que dicen querer derogar.
El Sistema, con sus engranajes y gestores, quiere que este 1º de Mayo salgamos de excursión, porque cansados, de tanto caminar, de tanto “celebrar”, se descansa mejor.
¿Es que acaso nos faltan los motivos para plantarles cara?

Abandonen toda ingenuidad infantil: ¡el Sistema nos ha declarado la Guerra! Es un acto de guerra directa que te pases toda la vida trabajando para que en tu vejez no tengas ni los medicamentos asegurados; que estudiar pase a ser un privilegio al que sólo una élite tendrá acceso, gracias a la subida de las tasas universitarias; que los menguados servicios sanitarios sean aún más, y más, recortados; que si naciste más allá del Atlántico no tengas ni garantizada una mínima cobertura médico-hospitalaria; que el trabajo haya mutado de derecho a deber, y de deber a privilegio; que el desempleo forzado nos condene a morir; que el hambre ya no sea una plaga televisada, sino el espectáculo cotidiano de todo el que se atreva a asomarse a la ventana; que los desahucios se ejecuten a cientos de miles abocando a familias enteras a la condición de parias.
Nos han declarado la guerra. Nos están matando de hambre y de frío; nos están ahogando en tedio y desesperación; nos ponen la pistola en la cabeza en forma de angustia y deudas. Para colmo de males, si osamos levantar la voz nos denuncian con acusaciones inventadas; nos criminalizan con cargos ilusorios; nos venden como violentos si osamos desafiar su violencia institucionalizada. Día a día se nos está enjuiciando, condenando a desproporcionadas penas de prisión y sepultando bajo un estado policial tan represivo que harán que olvidemos que alguna vez existió algo llamado “libertad de expresión”. La sociedad se militariza a pasos agigantados y cada vez nos vamos acostumbrado más al caqui y al azul; más a que nos registren, a que nos identifiquen, y a no hacer preguntas; más a mirar para otro lado. Dicen protegernos de los “violentos”, pero no hay nadie que nos proteja de ellos.
Nos han declarado la Guerra. ¡Pues hágase la Guerra!
Esta es nuestra declaración: declaramos una guerra social abierta y sin cuartel contra todos los privilegios, contra la condena de vivir sin techo y sin tener el alimento asegurado. Declaramos con nuestra lengua de fuego una guerra sin tregua a su censura y represión. Declaramos en nuestros puestos de trabajo, en nuestros bancos callejeros o en nuestras eternas colas del paro, una guerra inexorable contra su sistema capitalista de oferta y demanda, de compra y venta, porque no somos ganado. Declaramos una guerra a muerte contra sus instituciones y ponemos hoy y aquí la primera piedra de nuestra barricada.
Hagamos que nuestro 1º de Mayo sea su último día de fiesta. Adelante, adelante siempre, porque atrás sólo hay renuncia, despojos y mierda.
FAGC
*En 1886, en Chicago, cinco anarquistas fueron condenados a muerte (uno se suicidó y cuatro fueron ahorcados) y tres condenados a penas de prisión por luchar a favor de la jornada laboral de 8 horas máximas.
Los cuatros anarquistas asesinados en 1886 por el Estado.

¿Qué han hecho del 1º de Mayo?

Primero de Mayo
Ricardo Mella (en Acción Libertaria, nº 20, 28 de abril de 1911).

Ricardo Mella Cea

¿No te sientes, obrero, un poco poeta, un poco loco, un poco dichoso? Mira que estamos en el gran día de las flores, de la resurrección de la vida. Mira que estamos en plena renovación, en plena savia, en pleno amor. Todo canta la gloria de Mayo florido.

Tú puedes, como las jovencitas que van a cantar sus virginales anhelos al pie del altar, tú puedes rendir tu culto de entusiasmo, de vigor, de energía al dios de las victorias. Has vencido, y los cánticos de triunfo no estarían mal en gargantas de energúmenos.

Es también tu día Primero de Mayo. Tienes tu fiesta y tu icono. Diviértete, pero ríe, ríe, bebe, baila, canta: marcha en correcta y nutrida formación hacia el mañana dichoso. Tus héroes delante; delante tus pendones; llega a las puertas de la sinagoga autoritaria, reza tu anual plegaria, y vuelve a cantar, a danzar, a beber, a reír, a perorar, a divertirte. Tienes tu fiesta y tu icono. Es también tu fiesta el Primero de Mayo.

¿Sabes cómo se llama tu ídolo? Santa Rutina Te Ilumine. ¿Sabes lo que festejas y por qué lo festejas? Que la divina imagen de la esclavitud haga en tu cerebro la claridad de todas las verdades. Marcha, marcha como rebaño, como recua, como piara, tras tus pendones y tus héroes. Al final de la jornada, con voz ronca, los huesos magullados, turbia la mirada, vacilante el pensamiento por el cansancio, acaso encontrarás yerto el hogar, dormidos tus amores, muertas tus esperanzas, fallidas tus locuras. La mísera realidad de tus miserias acaso barra de tu mente las oleadas de demencia y de poesía del florido Mayo. Has cumplido con tu deber de buen ciudadano, de obrero disciplinado, de fervoroso creyente. Y puedes dormir tranquilo.


Por los siglos de los siglos tu culto rutinario será infecundo. Tus procesiones como tantas otras mogigangas befa de las gentes. Un pasatiempo, una curiosidad, un anacronismo, y nada más. Los unos dicen, los otros escuchan; aquéllos aplauden, éstos sonríen. Puede el holgorio continuar. Pasados trescientos sesenta y cinco días repetirán la misma pantomima hecha con igual gravedad y aplomo. Por algo alcanzaste la cumbre de la capacidad política, de la educación cívica, del poder social. La domesticidad es el signo clarividente de la civilización.

¿No ves cómo tiemblan de pavor las adineradas gentes? ¿No ves los sobresaltos de los poderosos? En este día dichoso todo se conmueve: Estado, Propiedad, Iglesia, Milicia, Magistratura. Sólo tú eres sereno, magnífico, estamos por decir, mayestático. Eres el dueño del cotarro.

Haces bien en sentirte, en este día famoso, un poco poeta, un poco loco, un poco feliz. Mañana será tarde. Te espera el taller, la fábrica, el surco; te espera un capataz bárbaro, un burgués soez. ¡Quién sabe si darás con tus molidos huesos en la cárcel! De todos modos aprovéchate: la ilusión de la libertad bien vale una juerga.


Pero, amigo mío, si no sabes más, si no quieres más, si nada más haces y pretendes, resígnate a ser esclavo por los siglos de los siglos, que bien te lo habrás merecido. El Primero de Mayo será tu INRI.


Este 29 de Abril: Punto de Encuentro Solidario


¡Por el Libre Acceso al Consumo!

La Federación de Anarquistas en Gran Canaria organiza el próximo 29 de Abril, en el céntrico Parque de San Telmo (en Las Palmas de Gran Canaria, justo en la salida de la estación de guaguas de El Hoyo), durante gran parte del día (de las 10 de la mañana a las 7 de la tarde), el primer Punto de Encuentro Solidario. Su objetivo es romper con la mecánica mercantilista y comercial de los mercadillos, con la injusticia de exigirle trueques e intercambios a un pueblo cada vez más desposeído. Nuestra intención es compartir una gran cantidad de ropa (y algunos enseres diversos) con los que poco o nada tienen, sin más premisa que la Comunista Libertaria: “Da lo que puedas, coge lo que necesites”. Sólo la Solidaridad y el Apoyo Mutuo podrán sacarnos de esta “Crisis”. Sólo la Acción Directa podrá derrocar a sus responsables.
  

Tabla de Consumo


Cuando se libera un inmueble se debe tener un especial cuidado, sobre todo en determinadas circunstancias, con el consumo eléctrico, a fin de no llamar la atención.
Para orientar a las personas realojadas, especialmente si tienen hijos menores u okupan por primera vez, hemos elaborado un baremo de consumo, en función del gasto y de la frecuencia de uso (cuando ha sido posible también de la utilidad, aunque esto no suele cumplirse con los electrodomésticos dedicados al ocio pues, en su mayoría, y aunque pudiera parecer lo contrario, consumen poco).
Hay que tener en cuenta que cada 1000 vatios equivale a 1 kilovatio y cada kilovatio por hora equivale a 15 céntimos de euro (de media).
Mientras el consumo de una casa okupada (con la luz “pinchada”) no asciende de los 400 euros se considera que se incurre en un delito leve (penas de multa) de defraudación de fluido eléctrico o análogos (art. 255 del C.P.).
La siguiente tabla de consumo se ha elaborado utilizando valores aproximados, que pueden variar en función del modelo del electrodoméstico y el tipo de uso.

 

Aparatos/Electrodomésticos
Consumo
Bombillas normales
40, 60, 75, 100 vatios
Bombillas de bajo consumo
9, 11, 15, 20 vatios
Nevera estándar
200-575 vatios
Radio
15 vatios
Minicadena
75 vatios
Televisión
150 vatios
Ordenador
200-250 vatios
Lavadora
1500-2000 vatios
                                       ZONA DE ALTO CONSUMO
Termo
4000 vatios
Plancha
1200 vatios
Microondas
1200 vatios
Aspiradora
1200 vatios
Secador
1200 vatios
Vitrocerámica
5000 vatios
Secadora
6000 vatios

Informamos


¿Qué se está moviendo en Gran Canaria?
En la última semana y media la Federación de Anarquistas de Gran Canaria ha realojado satisfactoriamente a 44 personas desahuciadas o sin hogar (más de la mitad de las mismas son niños o menores de edad) y ha gestionado, también fructíferamente, más de 60 casos de personas afectadas por las hipotecas, los alquileres, la carestía de la vivienda o la indigencia.

Este volumen de trabajo, teniendo en cuenta el número de miembros de la FAGC, hace que cosas secundarías, como el programa de radio o la actualización periódica de la web, queden postergadas. No obstante, son vehículos de información y comunicación que no pensamos abandonar.
A toda la gente que se ha puesto en contacto con nosotros, a la que lo haga de aquí en adelante, a todos con los que hemos concertado citas para la próxima semana, les rogamos paciencia y que tengan la certeza de que ningún caso quedará desatendido.
Recordamos además que las viviendas que hemos socializado se encuentran en la isla de Gran Canaria, en respuesta a los múltiples interesados que se han puesto en contacto con nosotros desde fuera de las islas, e incluso desde otros continentes.   
Cuando la FAGC puso en funcionamiento su Grupo de Respuesta Inmediata Contra los Desahucios, y promovió la Asamblea de Inquilinos y Desahuciados, se puso como meta, para este 2013, socializar unas 25 viviendas; en los escasos tres meses que llevamos de año ya ha socializado más de 55 inmuebles. Los resultados nos obligan a dejar la falsa modestia a un lado y a considerar que esto supone un hito con difíciles paralelismos, no sólo a nivel insular, sino también más allá de este archipiélago norteafricano (más tratándose de una modesta federación anarquista con recursos económicos más que limitados). Este es un trabajo silencioso, alejado de las “actividades espectaculares” y del ruido del circuito mediático comercial, sin embargo, es un trabajo que, si mantiene este ritmo constante, conseguirá, por ejemplo, que toda una generación de menores pase de la infancia a la adolescencia bajo un techo conquistado a través de la Acción Directa y el Apoyo Mutuo. Definitivamente, algo se está moviendo en Gran Canaria.
Recordemos que esto no es caridad. La caridad se da de arriba abajo. Es lo que un ‘superior’ le confiere a quien tiene por ‘inferior’, por su ‘subordinado’. Esto es solidaridad. La solidaridad sólo se da entre iguales y significa que los unos nos ayudamos a los otros” (Intervención de un miembro de la FAGC en una asamblea de vecinos realojados).

Mirando al pasado para descifrar el futuro

La Rebelión de Kronstadt y el tema de la vivienda
Fragmento de La Revolución Desconocida
Por V.M. Eichenbaum ‘Volin’ (1945).
Bandera anarquista de los marineros de Kronstadt
A principios de 1918, la población laboriosa de Kronstadt, tras debates en múltiples reuniones, decidió proceder a la socialización de locales y viviendas. Se trataba, primero, de obtener el consentimiento y el concurso del soviet local; luego, de crear un organismo competente, encargado de la recepción y examen de los inmuebles, de la equitativa distribución de los alojamientos, de su reparación y cuidado, y de las nuevas construcciones. En el grandioso mitin último se encargó a algunos miembros del soviet (socialistas revolucionarios de izquierda y anarcosindicalistas) el planteamiento de la iniciativa en la próxima sesión plenaria. Y así tuvo entrada en el soviet el proyecto detallado.

El primer artículo declaraba: «Queda abolida en adelante la propiedad privada de bienes raíces e inmuebles.» En otros se especificaba: la gestión de todo inmueble incumbirá al Comité de vivienda, elegido por sus ocupantes. Los asuntos importantes relativos a un barrio lo serán en asamblea general de sus habitantes, quienes designarán a los miembros del Comité de barrio. Funciones más abarcadoras son las de los Comités de distrito, y generales, las del Departamento ejecutivo urbano de los Comités de vivienda, integrado por delegados de los distritos.
Los miembros bolcheviques del soviet pidieron que se postergara por ocho horas la discusión del proyecto, pretextando la importancia del problema y la necesidad de estudiarlo detenidamente. Aceptado el aplazamiento por el soviet, aquéllos se dirigieron a Petrogrado para recabar instrucciones del Centro.
En la sesión siguiente, los bolcheviques pidieron el retiro del proyecto, declarando que un problema de tal importancia no debía ser resuelto sino por el conjunto del país; que Lenin preparaba un proyecto al respecto, y que, en interés mismo del asunto, el soviet de Kronstadt debiera esperar las instrucciones del Centro. Los socialistas revolucionarios de izquierda, los maximalistas y los anarcosindicalistas propusieron su inmediata discusión, lo que fue aprobado. En el debate, la extrema izquierda propuso, ya expuestas todas las opiniones, que se pasara a votación una vez agotada la discusión y, de ser aprobado el proyecto, proceder a su inmediata realización. Los miembros bolcheviques y mencheviques se levantaron entonces, en sugerente coincidencia, y abandonaron la sala, entre aplausos irónicos y cáusticas frases de los restantes: «¡Helos al fin unidos!»
Un delegado maximalista propuso, para dar tiempo a los bolcheviques de volver, borrando la impresión de estar contra la abolición de la propiedad privada, que se votara el proyecto artículo por artículo. Aprobada la proposición, ocurrió lo previsto. Los bolcheviques comprendieron su falta de táctica, volvieron a sus asientos y votaron el artículo primero. Sólo se trataba, para ellos, de un voto de principio. Pero cuando se pasó a los artículos relativos a los medios de realización de tal principio abandonaron de nuevo la sala. Algunos bolcheviques que juzgaron imposible para ellos someterse en ese asunto a la disciplina del partido permanecieron en sus puestos, participaron en la discusión y votaron el proyecto, para cuya inmediata realización habían recibido formal mandato de sus representados. Por ello fueron excluidos del partido, culpables de «inclinación anarcosindicalista».
El proyecto fue finalmente aprobado.
Por largo tiempo prosiguió la lucha apasionada sobre el asunto en talleres, batallones, navíos, etc. (Kronstadt no estaba sometida aún.) Se realizaban frecuentes reuniones muy concurridas, en las que los miembros del soviet eran invitados a informar sobre las incidencias de la discusión en él y aclarar su actitud. Algunos de ellos, bolcheviques refractarios al proyecto, fueron  retirados del soviet por sus electores. De resultas de todo ello, los bolcheviques iniciaron una violenta campaña contra los anarcosindicalistas e intentaron sabotear la aplicación del proyecto aprobado. Fue en vano.
Bien pronto quedaron constituidos los comités (de vivienda, de barrio, etc.) y empezaron a funcionar. El plan entró en vigor, haciéndose realidad el principio «Todo habitante tiene derecho a adecuado alojamiento.» Las casas fueron metódicamente visitadas, examinadas y censadas por los comités, para su distribución equitativa. Así se descubrió que, mientras en pésimas buhardillas se amontonaban pobres gentes, a veces varias familias juntas, departamentos de diez a quince habitaciones, bien soleados y confortables, estaban ocupados por pocas personas. El director de la Escuela de Ingenieros, por ejemplo, soltero, ocupaba él solo un lujoso departamento de veinte habitaciones. Al serle censada la residencia y anunciada la reducción de su espacio vital para poder acomodar a algunas familias libradas de las malsanas buhardillas, protestó ruidosamente y calificó el acto de «verdadero bandolerismo».
Los desdichados que llenaban las barracas insalubres, las mansardas infectas y los inmundos subsuelos no tardaron en disponer de más sano y confortable alojamiento. y aun se acondicionaron algunos hoteles para los viajeros.
Cada Comité de distrito organizó un taller para la reparación y acondicionamiento de los inmuebles, los que funcionaron satisfactoriamente.
El gobierno bolchevique lo destruyó todo más tarde, eliminando de raíz tan constructiva experiencia.