La FAGC y el SIGC aplazan el desahucio de Teresa Sánchez

La presión mediática del Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria y la Federación Anarquista de Gran Canaria logra aplazar el desahucio de Teresa Sánchez, una cabeza de familia desempleada que se enfrentaba a un desahucio sin alternativa junto a su marido albañil enfermo y sus dos hijos menores de edad.

Además, ambas organizaciones han forzado a Gobierno de Canarias y Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a asegurar una alternativa habitacional digna a esta mujer grancanaria y su familia, quienes se veían en la calle sin que las administraciones competentes se hubiesen pronunciado hasta entonces con respecto a su caso. Sólo la exposición mediática y la amenaza de un piquete antidesahucio en uno de los barrios más golpeados de la capital grancanaria lograron que las instituciones lograsen paralizar el desalojo.

Esto es sólo una tregua, no una victoria. Nos mantenemos atentas y vigilantes para que las administraciones cumplan sus promesas y aseguren a esta familia una alternativa digna. Si no cumplen sus compromisos, nos tendrán enfrente.

Sólo el pueblo salva al pueblo.

http://https://www.laprovincia.es/las-palmas/2021/09/16/teresa-sanchez-cara-cara-crisis-57336532.html

El decreto del Gobierno no funciona: hay más desahucios por alquiler que antes de la pandemia

Fuente: elDiario.es

De enero a marzo de 2021, el número de lanzamientos ejecutados por los juzgados ha aumentado en un 14% de media, y de forma dramática en provincias de costa y altamente dependientes de hostelería y turismo como Castellón (46%), Las Palmas (26%), Tenerife (42%), Baleares (35%), Murcia (25%) o Granada (80%)

El Gobierno no ha conseguido paralizar los lanzamientos arrendaticios a familias vulnerables. De acuerdo a los últimos datos publicados por el Consejo General del Poder Judicial, en el primer trimestre de 2021 las actuaciones judiciales para expulsar a inquilinos han aumentado en 29 de 50 provincias, ya que de Ceuta y Melilla no hay datos disponibles. 7.862 lanzamientos, un 14% más que el año anterior. En algunos casos como en Almería, con un aumento del 89% con respecto al mismo período de 2020, Ávila (150%), Cuenca (450%), Granada (80%) o Guadalajara, con un 82% de desahucios más, la subida alcanza la estratosfera. El Gobierno ha insistido durante estos meses en que, con el decreto extraordinario con medidas urgentes para hacer frente a las situaciones de vulnerabilidad en vivienda, los desahucios estaban parados.

Sigue leyendo El decreto del Gobierno no funciona: hay más desahucios por alquiler que antes de la pandemia

CaixaBank pretende dejar en la calle a 28 familias vulnerables con 32 menores en Gran Canaria

Fuente: El Salto

El Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria denuncia que dos sociedades de CaixaBank hostigan y amenazan con desahuciar una comunidad entera de vecinos en Gáldar, Gran Canaria, víctima de una estafa inmobiliaria.

La SAREB anuncia paralización temporal del desahucio

El pasado viernes día 14 de diciembre el director de responsabilidad social y corporativa de la SAREB, Gaspar González Palenzuela, anunció en directo en el programa de RTVC “Buenas tardes Canarias” que la SAREB empezaba las negociaciones con el Ayuntamiento de Telde y con el Gobierno de Canarias para buscar “una solución” a las familias de la Comunidad “La Ilusión”. Anunció también públicamente que mientras se desarrollaban esas negociaciones habían comunicado al Juzgado nº 2 de lo Mercantil de Las Palmas de Gran Canaria que detuvieran el proceso de desahucio. Varios medios de comunicación recibieron la misma información y así la difundieron (La Vanguardia, El Diario.es)

La SAREB había aceptado las demandas iniciales de las vecinas que el Sindicato de Inquilinas de Gran Canaria le había trasladado dos días antes por correo electrónico: empezar las negociaciones con las instituciones públicas y paralizar el desahucio.

El martes pasado (día 18 de diciembre) se produjo también una reunión con la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández, en la que tres delegadas de “La Ilusión” y dos delegadas del SIGC, exponían sus demandas entre las que se encontraban presionar a la SAREB para que aceptara la cesión en uso del inmueble, un posicionamiento público contra el desahucio y otras cuestiones de régimen interno del edificio. Ninguna de estas demandas fue rechazada. Pocas horas después, el Ayuntamiento celebraría una reunión con responsables del área de vivienda del Gobierno de Canarias en la que, supuestamente, le trasladaría dichas demandas. El encuentro también quedó recogido por la prensa (La Provincia, El Día).

Todo esto podría entenderse como una pequeña victoria. Un alto cargo de la SAREB se ha visto obligado a hacer declaraciones públicas (algo muy inusual) y ha anunciado que el desahucio queda paralizado hasta que se llegue a un acuerdo con las instituciones. Las instituciones han declarado que “bajo ningún concepto, estas doce familias se van a quedar en la calle, por lo tanto, les enviamos un mensaje de tranquilidad porque hay una solución para esta situación”. Podríamos decir que en 10 días hemos conseguido detener un desahucio masivo; que en menos de dos semanas hemos hecho un trabajo legal apabullante, redactando escritos para cada vecino con alegaciones que sobrepasan las 8 páginas; que en menos de medio mes hemos conseguido movilizar a la opinión pública y conquistar la hegemonía del relato en los medios de comunicación. Las vecinas de “La Ilusión” han dado la cara en cada situación, ante cualquier foco, comiéndose los micros mejor que ningún profesional de la información, y lanzando su corazón como un arma contra el capitalismo especulador. Hemos conseguido además un perfecto equilibrio estratégico, donde la FAGC se ha encargado de la labores de presión y hostigamiento político y social y el SIGC se ha encargado de la parte constructiva y negociadora. La piqueta y la palabra.

Todo esto, repetimos, podría interpretarse como un pequeño éxito. Pero no. La paralización temporal de un desahucio es sólo una tregua. Aunque nuestras demandas estén encima de la mesa por ahora no tenemos más garantías que las palabras. Nada nos asegura que la situación se revierta, que las instituciones olviden los acuerdos contraídos y la SAREB siga adelante con el desahucio cuando pasen las elecciones de mayo de 2019. Nos toca seguir alerta y no bajar la guardia. Sí, estamos mucho mejor que a comienzos de diciembre, hemos vencido el miedo, hemos derrotado al pánico, hemos puesto de rodillas temporalmente a esa ideología que prima la propiedad privada por encima de la vida, pero nuestra mentalidad es y seguirá siendo la que manifestaron nuestras vecinas cuando la SAREB anunció la paralización del desahucio: “lo creeremos cuando lo veamos, porque las palabras se las lleva el viento”.

Estamos obligadas a seguir adelante hasta la victoria definitiva. Porque los dieciséis niños que dependen del resultado de nuestra lucha no pueden permitirse una derrota.

La ‘Ilusión’ se esfuma de una comunidad de 12 familias en Telde

36 personas que habitan en un edificio desde hace un año y medio se encuentran en riesgo de desahucio ya que la Sareb, propietaria del inmueble, pretende venderlo

El propietario del edificio, que había sido embargado, ofreció las llaves de las casas a estas personas con la condición de que lo cuidaran

Las familias viven con luz de obra y el agua la traen en cubas. Están dispuestas a pagar un alquiler social para vivir en ellas

Llegar a la puerta del edificio de La Ilusión es llegar a un lugar donde se alberga esperanza y familiaridad. Hace un año y medio 12 familias de diferentes zonas de Gran Canaria lograron encontrar en El Valle de Los Nueve, en el municipio grancanario de Telde, la confianza y seguridad que habían perdido meses o años atrás cuando se vieron en la calle, con una mano delante y otra detrás, sin saber a dónde ir. La principal preocupación eran los menores. 16 niños y niñas que han visto a sus padres luchar por tener un sitio donde vivir. Y lo consiguieron. Pero, ahora, la situación se ha torcido y la inseguridad se ha vuelto a adueñar de estas 36 personas. La Sareb (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria) pretende ejecutar un desahucio y dejarlos en la calle para cumplir con su objetivo de vender el inmueble.

La comunidad de La Ilusión escribió la primera página de su libro en el mes de junio de 2017. En una asamblea del Sindicato de Inquilinos de Gran Canaria que tuvo lugar en San Telmo, en Las Palmas de Gran Canaria familias desahuciadas, mujeres maltratadas con hijos y madres solteras vieron la luz. El propietario del edificio, que había sido embargado, ofreció las llaves del inmueble a esas personas con la condición de que lo cuidaran y lo convirtieran en el lugar donde formar su hogar. Antes era un sitio donde se iba a robar o a consumir drogas.

La ‘Ilusión’ se esfuma de una comunidad de 12 familias en Telde
Cocina de una de las viviendas de la comunidad de La Ilusión ALEJANDRO RAMOS

Cuando las vecinas recuerdan el momento en el que que llegaron a su nueva casa no pueden ocultar la alegría. “Teníamos las llaves y cada uno iba abriendo la puerta que le tocaba, una locura. A partir de ahí empezamos a trabajar y sacar basura para convertirlo en lo que hoy es”, explican a este periódico. Por eso lo llaman La Ilusión. Tuvieron que poner cableado nuevo; arreglar las humedades; conseguir piezas para los baños de segunda mano; limpiar el garaje; construirse cada uno las cocinas como podían. “Aquí no había nada, esto estaba pelado”, aseguran, mientras muestran con orgullo las imágenes de lo que era y lo que es.

Han intentado, en varias ocasiones, poner un contador de luz, pero no se los permiten, al igual que de agua. Cuando llegaron pusieron todo el cableado nuevo y, gracias a la luz de obra, pueden disfrutar de electricidad. Para el agua vienen unas cubas de agua cada dos o tres semanas que les llenan los bidones. “Al principio teníamos que venir con garrafas”, recuerda una de las habitantes.

Cada casa una historia, pero se consideran una familia. Tienen edades comprendidas entre los 25 y 55 años y se ayudan unos a otros, no hay conflictos entre ellos y se han consolidado en el barrio sin ningún tipo de problemas. Frente al edificio un colegio. Ahí estudian la mayoría de sus hijos. Un centro escolar que se recuperó la vida que le faltaba con la incorporación de estos más de 10 niños. “El colegio estaba a punto de cerrar y nosotros matriculamos a nuestros hijos y se ha mantenido”, afirma una de las vecinas entre lágrimas.

La ‘Ilusión’ se esfuma de una comunidad de 12 familias en Telde
Habitación de una niña que vive en la comunidad de la Ilusión. ALEJANDRO RAMOS

El pasado 30 de noviembre, un señor, acompañado de la Policía, llegó al edificio para entregarles una notificación que se remitía a los “ocupantes de la vivienda”. El pasado lunes enviaron unos escritos Juzgado Mercantil Nº2 de Las Palmas de Gran Canaria para identificarse y explicar en calidad de qué se encuentran en el edificio. Hasta el momento, no saben cuál será su futuro ni si el desahucio tiene una fecha prevista. “¿Cómo pasamos las navidades nosotros ahora?”, se preguntaban.

Han intentado llegar a un acuerdo para pagar un alquiler social y seguir habitando las viviendas, pero no lo consiguen. “Hemos hablado con la Sareb y ellos no quieren nada, solo vender”, asevera una de las residentes. “Quieren dinero y nosotros queremos un techo, no pedimos nada más”. La intención de este grupo de vecinos no es otra sino buscar una solución que no pase por quedarse tirados en la calle. “A mi me da igual coger mis cosas e irme debajo de un puente, pero con mi hija no me voy a la calle hasta que me den una casa y no de gratis. Yo la voy a pagar”, afirma con contundencia.

Ahora buscan una respuesta. Que paren el desahucio. Que aunque aún no tiene fecha prevista, es algo que no les deja dormir, hasta que el Gobierno de Canarias o el Ayuntamiento de Telde les busque una solución.

La ‘Ilusión’ se esfuma de una comunidad de 12 familias en Telde
Escaleras del edificio de la comunidad de la Ilusión. ALEJANDRO RAMOS

Estas 12 familias precaristas, que no oKupas, ya que no entraron en las viviendas por la fuerza, sino con un juego de llaves y con la autorización de su antiguo dueño, aseguran que van a seguir luchando por lo que les pertenece, una vivienda donde poder formar un hogar. Con la ayuda del Sindicato de Inquilinos de Gran Canaria, a quien “tienen mucho que agradecer”, según manifiestan, no van a parar por su futuro y el de sus hijos.